DSC_0501

El chef: un valor imprescindible en un restaurante. Una pizca de Ferran Adrià y Santi Santamaria en Rambla Catalunya 12

by Michele Pucciarelli

En gastronomía, como en la vida, nunca hay que estancarse es preciso buscar siempre la manera de mejorar, aunque eso implique cambios.

Por ello a partir de nuestro concepto de la tierra al plato hemos decidido desarrollar el camino de la creatividad y de la cocina de autor, de productos mediterráneos de cercanía y de mercado, con un gran fichaje que marca una etapa fundamental en la evolución de Corchos: el nuevo chef y jefe de cocina Samuel Valencia Carrasco.

Samuel nos aportará un enorme valor, debido a su experiencia y formación donde cruzó el camino con personajes como Santi Santamaría y Ferrán Adrià.

Hemos decidido presentarle a fondo con este post para estimular vuestra curiosidad.

DSC_0489

Todo empezó en 1996, cuando a los 15 años sus abuelos empiezan a transmitirle la pasión por la gastronomía en la cocina del restaurante familiar.

A los 20 años realiza sus primeros pasos en el mundo profesional entrando en la cocina del Gran Hotel Havana Silken, donde recibió su primera formación técnica en los 3 años que trabajó ahí.

“En el hotel Havana empecé aplicar las técnicas profesionales a mis conocimientos y comencé a crecer como profesional, mejoré un 70% mis habilidades”

Transcurrido este tiempo aprovechó una iniciativa del ayuntamiento de Barcelona que, junto a la asociación Gremio de Restauradores, le dio la oportunidad de conocer y tener como mentor al grande y desaparecido Santi Santamaría en el Can Fabes.

Santi me enseñó la importancia de la calidad de la materia prima y a utilizar pocos productos para exaltar los sabores”.

qwa

En el restaurante trabajó un año como ayudante y dos como jefe de partida antes de volver a Barcelona en el restaurante de cocina japonesa Yashima, donde tuvo la oportunidad de cruzar su camino con Ferran Adrià durante 6 meses en el Bulli. Del gran Ferran aprendió los conocimientos de cocina molecular y el valor de la creatividad.

No obstante no soy un gran partidario de la cocina molecular, la guia más importante para mí carrera ha sido Ferra Adrià, que me enseñó a desarrollar la creatividad dando un cambio drástico en mi formación profesional”.

qw

Le sigue una experiencia de 3 meses en Francia donde aprende las técnicas de la alta cocina francesa directamente desde Paul Bocuse y Joel Rabuchón para luego aceptar la oferta de un hotel de Girona. En la ciudad catalana trabaja en el BC Golf Meliá, quedándose 2 años antes de empezar una gran experiencia de 4 años en Ecuador como chef executive de una compañía nacional impartiendo cursos de cocina en la Universidad de Guayaquil.
En el país latino amplía aún más su visión de la cocina, gracias al conocimiento de nuevas materias primas y de varias técnicas de la cocina latina.

Regresó a Cataluña en el Carmelitas tras una experiencia como jefe de cocina en el Cotton Club de Salou para la temporada de verano. En fin llega ahora a Corchos, donde esperemos se quedará durante mucho tiempo deleitando vuestros paladares con su creatividad y originalidad culinaria.

“Considero mi cocina como de autor y fusión con influencias latinas con base mediterránea y enfocada en ingredientes muy frescos”.